Make your own free website on Tripod.com
Portada
Acción Proletaria
ARrojaTE
Ciencia ML
Periódico
Entrevistas
Libro de visitas
Galeria
@ Contacto
Estudio
IMPORTANTE

CONTENIDO
MEMORIAS

Marcha Anti Yanky

50.000 personas repudieron a Bush

Aniversario PC(AP) y Revolución de Octubre

LA MOCHILA.

EDICION ESPECIAL

 

60 AÑOS DE TRIUNFO SOBRE EL NAZI FASCISMO

Hace 60 años dos jóvenes soldados del Ejercito Rojo subían hasta la cima del Reichstag Alemán, símbolo del poderío militar e imperialista de la Alemania NAZI. Era un 09 de mayo de 1945, y aquel acto puso fin a la II Guerra Mundial, ya que Alemania e Italia se rindieron, solo quedó la lucha entre norteamericanos y japoneses, donde los últimos ya estaban prácticamente derrotados. Pero la Historia de la más cruenta y sangrienta Guerra que la humanidad ha visto ha sido tergiversada por el cine Hollywoodense, que junto a toda una propaganda pro-norteamericana y anticomunista de años ha hecho creer a mucha gente que Estados Unidos fue quien gano la Guerra, pero eso es falso.
Según Eric Hobswamb, Historiador Inglés, el triunfo sobre el nazismo fue obra exclusiva del Ejército Rojo dirigido por Stalin, pero además, hay que agregar que el triunfo sobre el Nazi-Fascismo se logró por la acción heroica de los trabajadores y pueblos organizados, por la dirección comunista marxista-leninista de Stalin (en la URSS) y Dimitrov (en la Internacional Comunista). La pelea dura que dieron los Maqui franceses, o los partissani italianos que colgaron a Mussolini; no olvidamos por supuesto las campañas de los comunistas yugoslavos y en especial del Frente de Liberación de Albania. En simples palabras los verdaderos héroes de la II Guerra Mundial fueron los comunistas marxista-leninista, los trabajadores y los pueblos, y muy especialmente los jóvenes combatientes del Ejército Rojo y los Frentes de Liberación Nacional Europeos bajo la correcta dirección de Stalin. Ni trotskistas, ni revisionistas, ni anarquistas, ni socialdemócratas y capitalistas liberales o progresistas derrotaron al nazi-fascismo, fueron los auténticos comunistas.
Pero detallemos un poco esto, ¿Cuáles fueron los pasos que siguieron los comunistas para enfrentar a la bestia parda del nazismo? y ¿Qué características tuvo esta guerra?
En los años previos a la guerra Europa conocía el surgimiento del fascismo, en España, Hungría y por supuesto en Italia, todos regímenes que se caracterizaron por ser extremadamente nacionalistas, chovinistas, reaccionarios y anticomunistas; dictaduras salvajes de dominación de la burguesía sobre la clase obrera. El nombre de fascismo viene de Italia, de los Fascio di combatimento (grupo de combate) y que llevo al poder a Mussolini uno de los mas famosos fascistas. El fascismo también se caracteriza por su milenarismo y por establecer una especie de lucha entre el "bien y el mal", tal es así que Mussolini se hacia llamar el Duce (el conductor) que llevaría a Italia a recuperar la grandeza y magnimidad de la antigua Roma Imperial. Por otro lado en España estuvo el dictador Franco que dentro de su lucha del "bien y el mal" creo el Opus Dei (fundado por Monseñor escriba de Badalier) y hablaba de recuperar la grandeza del Imperio Español, en el caso de Hungría querían revivir el imperio Austro-Húngaro. Todos estos fascismos tienen sus propias particularidades, siendo el mas conocido el caso italiano y español; pero ninguno de ellos logró ser tan criminal y desquiciado como el fascismo alemán, más conocido como Nazismo.
Hitler, el Fürer (el líder) pretendía refundar el gran Reich alemán (el Imperio Alemán) que calló en desgracia después de la Gran Guerra (I guerra mundial). La iconografía hitleriana era milenarista ya que se remontaba al II Reich alemán fundado en 1871 por Otto Von Bismarck (Canciller alemán) bajo el imperio de Guillermo I y este a su vez proviene del I Reich alemán, es decir del Sacro Imperio Romano Germánico de Oton I en el siglo IX de nuestra era. Como si fuera poco el origen del sacro imperio romano germánico es un intento de restauración del antiguo imperio romano y Hitler pretendía fundar el III Reich siendo el Cesar del siglo XX. Incluso el saludo nazi es un saludo de origen romano, del famoso "Ave Cesar". Los nazis hablaban de un nuevo orden mundial, el cual duraría 1000 años, en esos mil años la raza aria se purificaría y exterminarían a las razas impuras o en su defecto serian esclavizadas.
Todas estas características fueron analizadas en su momento por los comunistas, muy especialmente por el camarada Jorge Dimitrov, quien en la III Internacional Comunista dio a conocer un extenso trabajo sobre la política de frentes populares o frente únicos ante el ascenso del fascismo. Dimitrov y los comunistas sabían que la guerra de agresión contra la URSS se venía, y que seria muy difícil de detener, por lo cual habría que impedir que el nazi-fascismo avanzara en el resto del mundo, para esto se diseño una estrategia elaborada por Dimitrov y que fue aplicada por los comunistas en distintas partes del mundo. La política de Frente Popular o Frente Unido, fue aplicada tanto en Europa como en Chile, y en el caso de nuestro país se vio reflejada en la creación del Frente Popular que llevo a Pedro Aguirre Cerda al gobierno. Esta política planteaba la unidad de los sectores más progresistas de la sociedad para evitar el avance del nazi-fascismo, pero esta política se debía extender hacia la creación de Frentes de Liberación Nacional en los países invadidos o que estaban en plena guerra mundial, como fue el caso de China, donde para defenderse del Imperio japonés, los comunistas se aliaron con la Koumintag (los nacionalistas chinos) y luego, terminada la guerra, los derrotaron (claro con la ayuda del millón de hombres soviéticos que puso Stalin para afianzar la revolución China), o fue también el caso de los Balcanes, a excepción de Grecia, que luego de ir derrotando a los nazi-fascista permitieron el ingreso de los Británicos, los cuales impidieron un proceso revolucionario, este también fue el caso de Francia e Italia. Pero en Albania y Yugoslavia la situación fue diferente los Frente de Liberación Nacional expulsaron a los nazi-fascistas y no permitieron el ingreso de los norteamericanos.
Pero no debemos quedarnos con la existencia de estos fascismo solamente, ya que también existen otro tipos de fascismo, y Dimitrov ya los nombraba y caracterizaba en 1938, tal era el caso del fascismo Francés que se ocultaba bajo la mascara de la libertad, igualdad y fraternidad y cuyo accionar anticomunista quedo bien reflejado hasta que los nazis los invadieron, e incluso Francia se dividió, quedando la Francia de Vici, una Francia fascista y vendida al III Reich en el norte, y por otro lado la Francia libre del sur. También está el fascismo Inglés bajo la constitución monárquica e imperial colonialista con la existencia de la Commenwalt, cabe señalar que el fascismo inglés también tenía un corte racista, por supuesto menor al nazi o italiano. Por último Dimitrov nos hablaba del fascismo norteamericano de la siguiente forma:
"El fascismo norteamericano incipiente intenta canalizar el descontento y el desengaño de estas masas hacia cauces reaccionario-fascistas. La peculiaridad del desarrollo del fascismo norteamericano consiste en que, en la presente fase, actúa predominantemente en forma de oposición contra el fascismo, considerándolo una corriente "no americana", importada del extranjero. A diferencia del fascismo alemán, que entró en escena con consignas contrarias a la constitución, el fascismo norteamericano intenta presentarse como paladín de la Constitución y de la "democracia americana". No es aún una fuerza que constituye una amenaza inmediata. Pero si logra penetrar en las extensas masas decepcionadas de los viejos partidos burgueses, puede llegar a convertirse muy pronto en un serio peligro.
¿Y qué significaría el triunfo del fascismo en los Estados Unidos? Para las masas trabajadoras significaría, naturalmente, una acentuación desenfrenada del régimen de explotación y la destrucción del movimiento obrero. ¿Y cuál sería la significación internacional de esta victoria del fascismo? Los Estados Unidos no son -como es sabido- Hungría, ni Finlandia, ni Bulgaria, ni Letonia. La victoria del fascismo en los Estados Unidos haría cambiar esencialmente toda la situación internacional.
En estas circunstancias, ¿puede darse el proletariado norteamericano por satisfecho simplemente con organizar su vanguardia consciente de clase, que está dispuesta a marchar por la senda de la revolución? No". Y como podemos ver, ese fascismo creció, bajo la figura del partido republicano, y todo lo que planteó dimitrov en 1938 hoy es real y concreto con la política criminal y terrorista de George Bush. Ho que raro!!! Bush habla del eje del mal donde ellos son los buenos (lucha entre el bien y el mal) habla de una guerra sin cuartel y que dure lo que "Dios" quiera (milenarista), además en su accionar, sin tener un discurso racista, es un racista completo, ya que según él los pueblos árabes ni siquiera tienen derecho a pensar (en sus declaraciones contra los persas de Iran).
Como vemos, desde antes que empezara la guerra, los comunistas ya sabían lo que debían hacer en la arena política, y tenían claro a su vez que en el campo de batalla había que darlo todo. Como la guerra fue dirigida contra la URSS, fueron los soviéticos los que se llevaron la parte mas dura, no en vano murieron en la guerra alrededor de 21 millones de soviéticos, donde 17 millones fueron soldados del Ejército Rojo y 3,5 millones (aproximadamente) fueron civiles, que a diferencia de los civiles muertos en el resto de Europa (como Inglaterra) que murieron por bombardeos, los civiles soviéticos que murieron, en su mayoría, lo hicieron con fusil en mano. Así es, los trabajadores y pueblos de la URSS defendieron el socialismo (dirigido por Stalin) con sus vidas, niños, mujeres, y hombres todos unidos defendiendo su Patria, la Patria de los trabajadores.
Es algo que hasta el día de hoy esta presente en todos los lugares de Rusia, de hecho, en esta etapa capitalista salvaje de Rusia, no pueden dejar de reconocer la gran proesa impulsada por los comunistas, como la plateó ANATOLY KUZNETSOV, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Federación de Rusia en el año 2000:
"Para los pueblos de la Unión Soviética, esta guerra fue la Gran Guerra Patria, que duró casi cinco años o 1341 días. Los pueblos de Rusia y de otras repúblicas, que formaban en aquel tiempo la Unión Soviética, perdieron casi 25 millones de vidas humanas, más de 30% de su riqueza nacional. La guerra dejó un rastro sangriento prácticamente en cada familia de Rusia. En una canción rusa muy popular se dice, que la victoria en la Gran Guerra Patria para nosotros es "una fiesta con las lágrimas en los ojos".
La verdad histórica consiste en que el papel fundamental en el logro de esta victoria le pertenece a la URSS y sus Fuerzas Armadas que en la Segunda Guerra Mundial infligieron la mayor derrota a las hordas hitlerianas. El frente soviético-alemán fue el mayor de la Segunda Guerra Mundial, y en el mismo se hallaba concentrado el grueso de las tropas alemanas. Hacia mayo de 1942, de las 237 divisiones en total, en el frente soviético-alemán estaban 181. Después de la apertura del segundo frente en Europa, de las 314 divisiones enemigas contra el Ejército Rojo pelearon 179 divisiones (57%), mientras que en los demás frentes estaban 119 divisiones (38%). La extensión del frente soviético-alemán era de 3 mil a 6 mil Km., mientras que la de los frentes de los aliados fue de 300-350 Km. en África e Italia y hasta 800 Km. en Europa Occidental.
En otoño de 1944, el primer ministro británico Winston Churchill, escribió a José Stalin: "Voy a aprovechar la ocasión para repetir mañana en la Cámara de los Comunes lo que dije antes, o sea, que el ejército ruso destripo la maquinaria bélica alemana".
Este año se cumplen 60 años del triunfo sobre el Nazi-Fascismo y ya es tiempo de colocar la historia en su lugar, es más hay que reconocer quienes son cada cual, ya que en esta guerra, ante la embatida fascista solo los comunistas fueron capaces de enfrentarse cara a cara con el enemigo, los demócratas franceses fueron unos cobardes y los ingleses seguros en su isla no tenían ningún interés en combatir contra Alemania, hasta que se dieron cuenta que si no entraban a la guerra toda Europa se volvía roja, ya que los comunistas no solo avanzaban desde el este junto a la Ejercito Rojo, sino que también peleaban desde adentro contra el enemigo, como en Italia o Francia, en Checoslovaquia, Rumania, Hungría y Polonia. Mientras los comunistas peleaban los trotskistas llamaban a derrocar a la dirección bolchevique de Stalin, haciendo directa o indirectamente un favor a los nazis, pero la cordura de los pueblos es sabia y grande, ya que se dio cuenta que solo el socialismo y la dirección marxista leninista del KOMINTERN (comandada por Stalin) los llevarais al triunfo, los que cayeron en el sabotaje y trabajaron para los alemanes fueron fusilados e incluso destruidos por los propios trabajadores de la URSS. Por otro lado algunos Judíos fascistas acusan a Stalin de antisemita, lo cual es absolutamente falso, puesto que en esos años el mismo KOMINTERN estaba compuesto varios camaradas origen Judío, además existió una ley que condenaba en antisemitismo con la pena de muerte. Fue esta dirección la que hizo más por la liberación de los Judíos, eslavos y gentes de distinta raza, genero y sexo durante la guerra. Fue esta dirección la que salvo a la humanidad del nazi-fascismo. Según Walt Disney "los niños del mundo le deben su vida a Stalin".



STALINGRADO, LA BATALLA DECISIVA

Al comienzo, el Ejército Rojo no consiguió repeler la embestida nazi- fascista por lo que se replegó y tuvo que ceder considerables porciones del espacio soviético llenado a ser cercadas Leningrado y Moscú. Entre junio y noviembre, los rusos, en una demostración sin precedentes, transportaron hasta lo más profundo de su retaguardia cerca de 1.500 fábricas.
En una alocución radial, el 3 de julio de 1941, Stalin dijo: "La historia muestra que no hay ejércitos invencibles y que jamás los ha habido. Lo mismo debe decirse hoy día del ejército fascista de la Alemania de Hitler. Hasta el momento no ha encontrado una oposición seria en el continente europeo. Sólo en nuestro territorio se ha enfrentado a una férrea resistencia" (José Stalin). Stalin y el alto mando militar soviético, después de una retirada por el río Don, decidieron confrontar a los invasores en Stalingrado; llevaron a sus "cuadros" más resueltos y convirtieron "conscientemente la ciudad en el mayor desafío político y militar posible para el ejército alemán". Al lado de los soldados rojos, lucharon obreros, veteranos de la Revolución de Octubre, trabajadores de las acerías, ferrocarriles y astilleros, ingenieros de tractores, barqueros del Volga, además de las muchas mujeres que se presentaron de voluntarias al ejército para remplazar a los soldados del Ejército Rojo caídos al comienzo de la guerra. La población recogió cultivos y cavó trincheras antitanques. La consigna de Stalin y el pueblo ruso fue: "¡Stalingrado será la tumba del hitlerismo!". El sitio a la ciudad se prolongó por varios meses, pero la resistencia, que incluía armas ligeras como granadas, cocteles molotov y metralletas, además de la lucha cuerpo a cuerpo, exasperaba a los alemanes. Los rusos también incrementaron la guerra urbana, mediante la cual las cosas se resolvían no por la fuerza, sino por la habilidad, el ingenio y la rapidez. A las directrices, capacidad y visión políticas del camarada José Stalin, además de la heroicidad del multinacional pueblo soviético, debe la humanidad la caída del nazi fascismo. La batalla de Stalingrado, "la mayor hazaña militar de toda la historia", marcó el principio del fin de la derrota de la Alemania nazi-fascista de Hitler. La Operación Barbarroja implementada por Hitler contra la URSS comenzó en el verano del hemisferio norte, el 22 de junio de 1941 comienza la invasión de la Alemania nazi contra la Unión Soviética, con 153 divisiones (cerca de dos millones de hombres), a las que se sumaron 37 divisiones de países satélites (Italia, Hungría, Rumania, Finlandia y Eslovaquia), 3 mil tanques, 48 mil cañones y morteros, 5 mil aviones, y la creencia de Hitler de que, en menos de tres meses, derrotaría a la URSS. Así se lo hacía pensar su exitosa conquista de Checoslovaquia, Austria, Polonia, Francia, Bélgica, Holanda, Dinamarca y Noruega.
El blitzkrieg (guerra relámpago) germano, sin embargo, fracasaría. Cuando irrumpieron contra Rusia, las tropas nazis llevaban dos años de campañas brillantes y de ejercer su tiranía sobre diversos pueblos. La campaña de agresión alemana se presentó contra una nación que, en los últimos 20 años, impulsaba pacíficamente su desarrollo material y cultural; que había puesto el poder en manos de los obreros y creado la primera economía socialista planificada del mundo, lo mismo que el primer sistema de agricultura colectiva. Todavía no había adecuado su economía para las inminentes obligaciones militares, pero sabia que la guerra era inevitable.

Todos los expertos occidentales creían que la URSS de Stalin era un país dividido y sumamente débil en la esfera militar. No pensaban que tendría la capacidad de derrotar a Alemania. Inmediatamente antes de la invasión, Hitler les dijo a sus generales: "No se podrá librar la guerra contra Rusia de una manera caballerosa. Será una lucha de ideologías y de diferencias de raza y tendremos que librarla con una dureza sin precedente, sin merced e inexorable... Los comisarios [los militantes comunistas del Ejército Rojo] promulgan una ideología directamente opuesta a la del nazismo. Por eso tendremos que aniquilarlos. Los soldados alemanes culpables de violar el derecho internacional... serán perdonados" (Adolf Hitler). El 19 de noviembre de 1942, en todo en Stalingrado se oyó la artillería en la distancia: ¡la gran contraofensiva soviética había comenzado! Los heroicos combatientes rojos habían defendido la ciudad el tiempo necesario para permitir a sus camaradas atrapar a todo el ejército alemán.
Los comandantes alemanes sabían que se estaba movilizando una gran fuerza soviética, pero nunca soñaron que el pueblo soviético fuera capaz de organizar una contraofensiva tan grande. Más de un millón de soldados soviéticos avanzaron muy rápidamente al norte y al sur de la ciudad. En cuatro días y medio, los ejércitos rojos cercaron a todos los 330.000 soldados del VI Ejército alemán en una trampa de hierro. Dos ataques para penetrar el cerco fracasaron, pero los combates siguieron dentro de la ciudad hasta el 31 de enero, cuando las fuerzas soviéticas capturaron al general alemán Von Paulus y su cuartel general.
La batalla de Stalingrado fue el comienzo de la derrota de la Alemania hitleriana. El Ejército Rojo empujó a los invasores del territorio de la URSS y los persiguió hasta Berlín, donde Hitler y su gobierno fueron destruidos.
Sin duda la clave de la victoria fue la dirección del Partido Comunista y la organización del pueblo después de décadas de fieras luchas de clases. En respuesta al llamamiento de Stalin, miles de comunistas se unieron a los soldados del frente; en cada batalla, los comunistas fueron los combatientes más resueltos e intrépidos. Cuando el Ejército Rojo necesitaba unidades especiales para penetrar las líneas alemanas, se ofrecían miles de mujeres, voluntarios de las organizaciones juveniles comunistas, obreros y campesinos.
En medio de los combates callejeros y por todas partes, los comunistas hacían trabajo político y llevaron a las masas de combatientes a comprender que la batalla era una causa por la que valía la pena matar o morir. Mientras que a los soldados alemanes los sobrecogía el temor y el desánimo, los soldados rojos luchaban sin temer a la muerte, incluso cuando se encontraban aislados y cercados.
Los pueblos del mundo deben mucho a los luchadores de Stalingrado: por su victoria contra Hitler y por las valerosas lecciones sobre la guerra urbana revolucionaria que podemos aprender de ellos.

LOS MAQUIS, LOS HÉROES OLVIDADOS. LA RESISTENCIA FRANCESA

El momento crítico de la extensión de la resistencia francesa vino en 1943 con una afluencia de nuevos reclutas que huían de los trabajos forzados. En junio de 1942 se publicó un decreto que requería trabajadores franceses para las fábricas alemanas. Esto fue ampliado en febrero de 1943 con la creación del Service du Travail Obligatoire (S.T.O.) para cubrir las demandas siempre crecientes exigidas por el ministerio de trabajo alemán. El S.T.O. fue resistido por la evasión individual, las huelgas e incluso por muchedumbres iracundas liberando a trabajadores arrestados de la policía francesa. También fue el ingrediente vital en la formación de grupos armados en el campo, los Maquis.
Entre abril y diciembre de 1943, 150.000 trabajadores fueron liberados del S.T.O., y para junio de 1944 esta cifra se había inflado a más de 300.000. El movimiento de resistencia animaba laÊ inconformidad y proveía refugio, suministros y armas a los evadidos que llevaban las colinas y el campo. Los Maquis fueron apoyados por la población rural - enajenada por las demandas constantes de productos y de la imposición del S.T.O. a los trabajadores agrícolas. Este crecimiento de la fuerza de la guerrilla en el campo en 1943 inauguró una nueva y más feroz etapa de la lucha armada, en la que el conflicto entre la Milice oficial y el Maquis tomó cada vez más la forma de una guerra civil. Mientras que el plan a largo plazo era preparar un insurrección nacional para ayudar al previsto desembarco de los aliados, había desacuerdo sobre cuales eran las mejores tácticas a emplear mientras tanto. Algunos favorecieron la formación de formaciones grandes, para activar insurrecciones locales. Otros mantenían como única táctica viable pequeñas unidades móviles de 20-30 hombres. Esto último era indudablemente la política de la derecha. En tres ocasiones cuando la resistencia en el sur se formó para la guerra convencional, en la Meseta de Glieres; en Vercors y en Mont Mouchet fueron siempre excedidas en número y machadas por los alemanes. Los españoles participaron en estas acciones, pero habían advertido contra ellas - sabiendo bien desde la guerra contra Franco que tropas ligeramente armadas no podían entrar en la guerra convencional sin ayuda de las armas pesadas, artillería y apoyo aéreo.
A pesar de estos reveses de la resistencia en los 18 meses antes del Día D infligió un enorme daño en infraestructuras y en inmovilizar tropas alemanas en Francia. La resistencia podía neutralizar más fácilmente ferrocarriles, lugares industriales y centrales eléctricas que la potencia aérea aliada, y sus redes de inteligencia, al principio poco utilizadas por los Británicos, fueron de decisiva importancia.
La liberación dio un breve período de euforia, con la resistencia llenando el vacío de poder en el sur - tratando con los colaboradores y los remanentes de la Milice; estableciendo comités locales para administrar los recursos y el reestablecimiento de comunidades con una base más igualitaria. Los hombres y las mujeres ordinarios estaban momentáneamente a cargo de su propia historia. Pero esto no iba a durar. De Gaulle y sus aliados no tenía ningún deseo de ver Francia meridional controlada por elementos revolucionarios.
El Maquisards representaba una amenaza porque " un ejército de guerrillas es siempre un ejército revolucionario ". De Gaulle temía la revolución en Toulouse donde todavía había 6.000 guerrilleros españoles "... todavía imbuidos con el espíritu revolucionario que habían traído de allende los Pirineos ". Para ocuparse de esta explosiva situación a los Maquis les fue ofrecida la opción de desarmarse o de unirse a las fuerzas regulares francesas para el ataque contra las fortalezas alemanas en las costas atlánticas. Esto demostraría a EEUU que había un ejército regular nacional y que no había ninguna necesidad de una ocupación aliada, y también quitaría poder a las bandas armadas mientras que se lo daría a los Gaullistas. Esto fue alcanzado fácilmente porque De Gaulle había cimentado su posición en sectores claves de la resistencia por el control de los suministros de armas La liberación dio un breve período de euforia, con la resistencia llenando el vacío de poder en el sur - tratando con los colaboradores y los remanentes de la Milice; estableciendo comités locales para administrar los recursos y el reestablecimiento de comunidades con una base más igualitaria. Los hombres y las mujeres ordinarios estaban momentáneamente a cargo de su propia historia. Pero esto no iba a durar. De Gaulle y sus aliados no tenía ningún deseo de ver Francia meridional controlada por elementos revolucionarios.
El Maquisards representaba una amenaza porque " un ejército de guerrillas es siempre un ejército revolucionario ". De Gaulle temía la revolución en Toulouse donde todavía había 6.000 guerrilleros españoles "... todavía imbuidos con el espíritu revolucionario que habían traído de allende los Pirineos ". Para ocuparse de esta explosiva situación a los Maquis les fue ofrecida la opción de desarmarse o de unirse a las fuerzas regulares francesas para el ataque contra las fortalezas alemanas en las costas atlánticas. Esto demostraría a EEUU que había un ejército regular nacional y que no había ninguna necesidad de una ocupación aliada, y también quitaría poder a las bandas armadas mientras que se lo daría a los Gaullistas. Esto fue alcanzado fácilmente porque De Gaulle había cimentado su posición en sectores claves de la resistencia por el control de los suministros de armas
En total 25.000 españoles habían muerto en los campos o luchando en unidades armadas. Con la rendición alemana en 1945 los españoles creyeron, comprensiblemente, que los aliados volverían su atención a Franco y que, sin ayuda alemana e italiana, lo machacarían rápidamente. De hecho muchos habían estado luchando antes de volver a España para acabar los asuntos sin terminar. La actividad de la guerrilla anti-fascista había continuado en España durante toda la guerra. Mientras tanto, los exiliados en Argelia y Francia se habían estado preparando para la vuelta - almacenando los armas " prestados " de los depósitos americanos. Asimismo, según la 2ª división armada francesa avanzaba por el norte de París, seis miembros de la columna de Durruti, que había estado con la resistencia en París, se unieron a su 9ª compañía secretamente. Mientras que combatían con sus viejos compañeros cogían armas y municiones de los campos de batalla. Éstas fueron almacenadas y llevadas después a España.
1945 vio a Franco muy solo, condenado por Gran Bretaña, Rusia y los E.E.U.U. y excluido de las Naciones Unidas. El gobierno laborista británico, antes de su elección en 1945, había prometido una resolución rápida a la cuestión española. Pero la historia probó tristemente que no se podía confiar en los Británicos. El gobierno laborista, a pesar de sus promesas, usó tácticas en las Naciones Unidas para retrasar una acción eficaz, argumentando que era puramente una cuestión interna del pueblo español y que no tenían ningún deseo " de permitir o animar la guerra civil en ese país ". El bloqueo económico y el aislamiento internacional habrían acabado con Franco en meses - pero Gran Bretaña y los E.E.U.U. no iban a apoyar esto; a pesar de las protestas de otros países que favorecían, en caso de necesidad, la intervención armada. Para los Británicos y de los americanos, como en 1936-1939, el problema verdadero no era Franco sino la posibilidad de una revolución " roja " de la clase obrera española. Esta actitud se concretó mientras la guerra fría se hacía una realidad. Así tuvo lugar una rehabilitación gradual de Franco, terminando con el reconocimiento y la completa incorporación a las Naciones Unidas en 1955. La España fascista tomó su lugar en la mesa del no tan nuevo orden mundial. Incluso en 1945, mientras algunos continuaban creyendo que la diplomacia restablecería el gobierno republicano, muchos militantes optaron por renovar la lucha armada. Entre 1944 y 1950 aproximadamente 15.000 guerrilleros lucharon en España, poniendo a la mitad del país en estado de guerra. Pero, a pesar de las huelgas en Barcelona y Vizcaya, implicando a más de 250.000 personas, la población en su totalidad, cansada por la guerra y la represión, no estaba preparada para levantarse, ni había puesto su fe en la diplomacia de " las democracias occidentales ". Las guerrillas quedaron luchando solas e inadecuadamente armadas contra elÊ impresionante aparato policial y militar de Franco, que siempre estuvo bien provisto de información de los movimientos de la guerrilla al otro lado de la frontera francesa. Era una lucha desigual. Como Juan Molina se lamentaba: " las prisiones consumieron a una generación de combatientes, derrotada esta vez irremediablemente... Toda fuerza en la vida tiene sus límites y este límite fue excedido con creces por la Resistence, en resistencia casi inhumana. Pero tenía que sucumbir". Estos militantes de clase obrera, que llevaban armas desde hacía diez o incluso veinte años contra el fascismo y el capitalismo, merecen muchísimo más que la simple memoria, aunque incluso eso se les ha negado. La lucha por la cual dieron sus vidas no ha terminado - recae en nosotros continuar esa lucha y mantener viva la llama de su resistencia.


EL FASCISMO, LA OCUPACIÓN NAZI, LOS ALIADOS CAPITALISTAS Y LA RESISTENCIA ARMADA DE LOS PARTISANOS.

La llegada al poder de Mussolini y los fascistas en Italia (1919-1943) y de Hitler y los nazis en Alemania (1923-1945), nos da lecciones importantes no, sólo acerca del nazi fascismo sino también acerca del método y la organización necesaria para combatirlo.
Los Capitalistas Italianos se sentían muy defraudados después de la 1a Guerra Mundial (1914-1918) por las escasas compensaciones que habían recibido con el Tratado de Versalles. El país se encontraba envuelto en una grave crisis económica gracias a la explotación e ineficacia de la burguesía.
Por ese tiempo el Partido Comunista Italiano se encontraba en fuerte ascenso y el Proletariado se empieza a organizar en la teoría y en la práctica del marxismo leninismo. La burguesía y los grandes terratenientes se sienten amenazados por el avance del socialismo.
En 1919 y 1920 comienza un levantamiento de la clase trabajadora llamado "Los años rojos"; estos años estuvieron marcados por disturbios relacionados con el costo de la vida, huelgas, ocupaciones de tierras y de fábricas.
Es así como en el año de 1919 se crea el grupo de combate Fascio Di Combattimento formado por veteranos de guerra italianos con Benito Mussolini a la cabeza y apoyados por la burguesía, parte de la iglesia y los terratenientes; de esta unión nace el Partido Fascista Italiano. Y los terratenientes del norte y centro de Italia dan la bienvenida a los escuadrones de camisas negras urbanas, para que salieran al campo a aplastar a las ligas campesinas y a las organizaciones de izquierda, pronto comenzó a llegar dinero y apoyo de los industriales urbanos igualmente.
Es así es como el fascismo toma el poder en Italia, comenzando la dictadura del terror contra la clase obrera italiana y para luego con el afán expansionista e imperialista invadir a otros pueblos del mediterráneo y África.
El 25 de octubre de 1936 Hitler y Mussolini proclamaron la creación del "eje Berlín-Roma" Italia quedó desde ese momento dentro de la órbita de Alemania. Pronto se vería además que la suya era una posición de subordinación y dependencia. El resultado último de todo ello fue la entrada de Italia en la 2a Guerra Mundial y posteriormente la ocupación Nazi de Italia.
En esta situación fue muy operativo el Marxismo Leninismo, tanto en la lucha clandestina contra el fascismo, como en la organización de la lucha armada para liberarse de la ocupación Nazi. El peso de la lucha lo llevaron las Brigadas Garibaldi organizadas por el Partido Comunista Italiano, su acción fue también decisiva en la insurrección nacional, otro frente de la resistencia fue el Movimiento de los Partisanos (guerrilleros) formado por obreros, campesinos y militantes de partidos y organizaciones de izquierda Italianos. Hay que subrayar, de que el ejército partisano no era un ejército de cuadros antifascistas como la había sido la Brigada Garibaldi, que combatió en la Guerra Civil Española.
La Burguesía Italiana tras años de derrotas ininterrumpidas y desmoralizados ante el avance aliado y de la izquierda Italiana, le quitaron el apoyo a Mussolini. El gran consejo Fascista destituyó a Mussolini y lo arrestó, constituyendo un nuevo gobierno Italiano que firmo un armisticio con los aliados en septiembre de 1943. Tras la publicación del Armisticio, el Rey y su gobierno con Badoglio al frente huyen de Roma para acogerse a los aliados en Brindisi. El 09 de septiembre de 1943 se constituye el gobierno provisional fascista, el 12 de septiembre Mussolini es liberado por un comando nazi y puesto al frente de una República Fascista del norte de Italia Los aliados desembarcan en Salermo al sur de Nápoles y el ejército Italiano se desbanda. El 27 de septiembre se desencadena en Nápoles la insurrección contra los ocupantes nazis llamada las "Quatro Giornate". Cuando los aliados llegan a la ciudad los nazis ya la han evacuado, recuperada Nápoles el frente se estabiliza.
La resistencia antinazifascista que había invocado en vano la movilización popular, junto al ejército Italiano para ser frente a los Nazis, logró construir Comités de Liberación Nacional en las distintas zonas y ciudades y reivindican para estos la representación legítima del país y denuncian la deserción de la Corona y del gobierno. Las fuerzas antifascistas (los comunistas, "Los Azionisti", y los socialistas) creen en la necesidad de organizar según el modelo francés o Yugoslavo, la resistencia armada. Las fuerzas vinculadas a la burguesía y a la Iglesia son contrarias a un giro radical de la situación que puede alterar las relaciones económicas de la burguesía Italiana.
En el triangulo industrial Turín-Milán-Génova el movimiento huelguístico se desencadenará en los meses de noviembre y diciembre de 1943. Los industriales Italianos trabajan para los nazis y al mismo tiempo buscan contactos con los aliados. Máxima importancia tiene el congreso antifascista celebrado en Bari en enero de 1944 en el que los partidos que habían acudido exigieron la inmediata abdicación del Rey y propusieron para el final de la guerra la convocatoria de una asamblea constituyente.
El Partido Comunista Italiano propone la formación de un gobierno de unidad nacional. En abril bajo la Presidencia de Badoglio se forma un nuevo gobierno integrado por
partidos antifascistas (Comunistas, Democristianos, Socialistas, "Azionisti" y Democracia del Lavoro). Los republicanos se autoexcluyen.
La ofensiva aliada de la primavera de 1944 se mantendrá hasta finales del verano. Así serán liberadas Roma en junio y Florencia en agosto. En ésta última ya tuvieron un decisivo papel los partisanos Italianos de la resistencia. Con la liberación de la capital (Roma), Badoglio presenta la dimisión al lugarteniente del Reino, quien encargará la formación del nuevo gobierno al anciano Ivanoe Bonomi, del partido Democracia del Lavoro. En el nuevo gobierno se integran representantes de los partidos antes mencionados. Una de las primeras medidas del gobierno fue la institución del Corpo Volontari Della Libertá, donde se integraban las distintas unidades militares de la resistencia (Las Comunistas Brigadas Garibaldi, las Giustizia e Libertá, etc.).
En el invierno de 1944-45, se estabilizará en la Línea Gótica (Línea defensiva Nazi que apoyada en el Apenino, se extendió desde Rinini, en el Adriático, hasta Versila en el Tirreno). Paralelamente a esta evolución estratégica del conflicto, procede la expansión del movimiento Partisano en los territorios ocupados por los nazis y los "republicanos" italianos. De los primeros grupos surgidos en 1943 se pasó a organizaciones más amplias y de más rigurosa disciplina, lo que se debe en gran medida a la organización de los comunistas italianos que lucharon antes y durante toda la guerra. Contra el fascismo y la ocupación Nazi.
La resistencia de los partisanos tuvo numerosas gestas y muchas dificultadas, la mayor de las cuales no fue la guardia nacional republicana, ni los SS Nazis, sino la desconfianza y reacción de los "Aliados" de Estados Unidos que no querían que el pueblo y los comunistas italianos tomaran el poder.
La resistencia armada de las Brigadas Garibaldi y de los Partisanos estableció dentro del territorio ocupado zonas liberadas y contribuyó a la desorganización del enemigo NAZI y la distracción de sus fuerzas, además de liberar numerosas ciudades antes de que llegase a ella la ofensiva aliada.
Los comunistas italianos una vez que expulsaron a los Nazis tomaron preso a Mussolini quien trataba de huir a Suiza. Era de esperarse que dos años después de perder el poder y no gozando de la protección de los nazis el pueblo le pasara la cuenta. El 28 de abril de 1945 fue fusilado junto a su amante y otros 15 jerarcas fascistas, por un grupo de partisanos, después los cuerpos fueron llevados a Papichin por el pueblo, quien procedió a orinarse y defecar encima de ellos, una vez en la Piazza de Loreto los cuerpos fueron colgados de los pies para seguir siendo vilipendiados.

*
*